Plantan miles de girasoles en Oaxaca para proteger a las abejas

FUENTE: ECOOSFERA

Los cultivos alternativos de girasoles son una opción de Oaxaca para proteger a las abejas y la producción de miel en el estado.

La supervivencia de las abejas apenas se sostiene, con el frágil ecosistema de nuestros días. Este insecto polinizador que fue nombrado el ser vivo más importante del planeta, ahora contará con un espacio seguro gracias al santuario de girasoles en Oaxaca que protege a las abejas de una desaparición inminente.

Cerca de 200,000 flores amarillas cubren las 3 hectáreas de terreno del Centro de Validación y Transferencia de Tecnología Rural. Este santuario de girasoles en Oaxaca está pensado como un espacio dador de vida y esperanza para las abejas.

La prueba piloto de este proyecto agroturístico comenzó en 2019. Alrededor de 80 campesinos de la Sociedad Integradora Agroempresarial Río Verde se organizaron para crear la Feria Estatal del Girasol. Este evento reúne a cientos de visitantes en busca de una experiencia única con la naturaleza. 

El propósito de este maravilloso santuario es brindar información a las personas sobre los tipos de girasoles, además de señalar la importancia de la conservación y el cuidado de las abejas. Durante el recorrido por los plantíos de girasoles, los agricultores comparten su conocimiento sobre el campo y las formas en que se puede mejorar ante los cambios climáticos.

Resiliencia que salva a las abejas

Los cultivos alternativos son una forma de resistencia a la emergencia climática a través de técnicas como el intercalado, el goteo y la rotación. Estos girasoles pueden visitarse a finales del mes de marzo, y además puedes comprar algunas flores para apoyar la siembra de los campesinos.

El santuario ha sido la base fundamental para que las abejas continúen el proceso de polinización. Debido a las sequías, varias especies llegaron a morir. Sin embargo, se espera que este ciclo de protección a la especie y producción de miel se mantenga hasta recuperar el equilibrio en el ecosistema. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *